Gozo en el Señor
Gozo en el Señor
 

 
Iglesia en casa Argentina
-
Creemos que:
-
Criterios sobre la vida de Iglesia
-
¿Que nos sucede hoy?
-
El Reino del reves
-
¿Diezmos Cristianos?
-
Desaprender, luego aprender
-
Cualidades que Jesus tenia para sanar
-
Enseñanzas basicas fundamentales
-
Enlases interesantes
-
Gozo en el Señor
-
Red de Oracion. Adopta un pueblo Etnia
-
Fotos de Hermanos y amigos
-
Lideres¿?
-
Soltero... ¿Y sin apuro ?
-
Entrevista sobre la iglesia
-
¿Se puede vivir la vida Cristiana fuera de una denominacion?
-
Educando a nuestro hijos en casa
-
¿Noviazgo o Desposorio?
+
Dificultades posibles en los inicios de una iglesia en casa
-
Cobertura legal
+
SEAN UNO
-
La incompetencia del siervo
-
Libro de visitas.....Noticias pedidos de oracion y contactos

¡Deleitarse en el Señor!

Ver: Sal 37.4, 112.1; Is 55.2; Rom 7.22

Por M.Montenegro

Que increíble nos parece, cuando vemos a la gente correr tras sus planes en la vida, y no tienen en cuenta a Dios en lo mas mínimo. Sus motivaciones son genuinas y tan poderosas que dedican tiempo, dinero, y todo lo que esta a su alcance para llegar a cumplir con sus objetivos. Pero no piensan en el Señor, ni siquiera les interesa. En algunos el colmo de la gravedad es ni creer que exista.
Esto no solo ocurre en personas inconversas, sino en la iglesia también desafortunadamente. Les vemos que nunca están satisfechos. Siempre andan con problemas. Cargados. Cansados. Un tiempo les entretiene una situación y en muy poco lapso es otro el inconveniente. Su relación con los hermanos de la iglesia es temporal. Un tiempo están subidos en una nube y en otro momento debajo del pozo mas profundo. ¿Qué es lo que ocurre?. ¿Por qué?, si a veces beben de los mismos mensajes de los hermanos, de la misma alabanza en la iglesia. ¿Por qué les pasa a algunos que nunca arrancan?. Siempre andan con las lamparas un poco vacías de aceite, dando muy escasa luz. Con el motor a media maquina.

Oigamos la voz del salmista, alentando a Deleitarse en el Señor!! (Sal 37.4)

Entiendo que lo que hace a un cristiano carnal y recalcitrante en el pecado, es que no se deleita en el Señor. No logró hallar el gozo en su corazón de conocer la vida de Dios. No pudo percibir la lluvia de bendición que es cada día reconocer que ALGUIEN santo esta fiel al lado de él. No sé, pero es extraño para mi un creyente así, sin deleite. Y me pregunto ¿qué extraño puede ser esto para el Padre eterno y para sus ángeles?, ver que los redimidos, por los cuales envío a su hijo al sacrificio voluntario en la cruz, no se deleitan.

Un discípulo de Cristo VIVE en deleite. No es una alegría meramente humana (2 Tim 3.4; Heb 11.25; St 5.5), aunque la alegría “en él” también es buena (Ec 7.14). Sino que confía en Dios. Le cree a él. Vive por él. Siente hambre de conocerle cada día mas. No se conforma con lo de ayer, desea mas, se esmera por tomar algo mas de él cada día.
Llueva o truene va. Va en búsqueda de Dios. Va a su habitación, también va a encontrarse con sus hermanos, porque sabe que allí aparecerá lo mejor que le pudo pasar en la vida, sabe que entrara en escena otra especie de comunión con el que le sacia su sed y le calma su hambre. No verifica si tiene ganas, no piensa en los gastos, va, va , va. Porque sabe que allí obtendrá y dará gratitud, lo que no se puede comprar. Mas rico que el mejor banquete, mas caro que el mejor oro refinado. El discípulo se aísla de toda ocupación, y nada se interpone en su camino. Tiene un impulso como un río que le lleva, o un torbellino que le empuja. A un discípulo que se deleita en el Señor nada le detiene.

Por esto mis amados hermanos, si tenemos este gozo, a veces inexplicable, indescriptible, tenemos una carga también. Que es hacer que otros que no conocen este disfrute que lo lleguen a experimentar. Y seguimos yendo a buscar aquellos que pueden ser futuros hombres y mujeres de Dios. Ir por ellos es un deleite también. Cuando somos perseguidos con mentiras también habrá gozo. ¿Y cuando alguien acepta a Jesús en su corazón y recibe de la suministración del Espíritu?, Que deleite!!, que gozo!!, que panorama tan fogueante.
Y para sumar a esta gran noticia que ven nuestros ojos, que gloria es ver aquellos hijos nuevitos en el Señor deleitarse en él juntos a nosotros, junto a la iglesia.

Que corramos desesperados en torno de la búsqueda de su gracia, seguramente es un deleite para el Señor también. Y el no se guarda sus tesoros ni su perfume, lo derrama sobre nuestras cabezas. Él quiere esto!. Ninguna novedad quiere guardar para si, quiere dárnosla. Quiere ofrecerse. El no ve un velo de separación. El velo fue quitado, y espero tanto tiempo para que esto ocurra, que ahora quiere revelarse, concentrarse en nosotros, para que nos contentemos de su compania.
Él mas que salvador quiere ser Padre. Este es el foco de su atención, no ser “el creador”, sino “el papa”. Alguien, no una doctrina. Persona, no una mera teoría. Disponible, no escondido, difícil, áspero. Es su intención darse a conocer, y juntos conformar una familia.

Todo lo del padre esta en su hijo. A él le agrado esto. Jesús es la revelación de Él. Es el resplandor de su misma esencia y sustancia. Conociendo al hijo conoceremos al padre. El padre y el hijo una cosa son. Por el hijo vamos al padre, y el padre nos traslada al hijo. Ya no es un gran misterio!. El hijo se hizo hombre. Entro en la historia humana para ser hombre no para ser Dios. Jesús vino a comunicarnos la voluntad de Dios. Siendo el unigénito se transformo en el primogénito. Siendo rey eterno y divino se transformo en un ser creado. Anduvo haciendo vienes y libertando a los oprimidos, dejo un mensaje que nos enseña como vivir. Como un cordero sin mancha se ofreció así mismo a la cruz, murió, resucito y el padre le hizo SEÑOR.
La ofrenda ya fue ofrecida. La ley ya fue cumplida. El pecado fue pagado. El diablo fue vencido. La iglesia esta siendo revivida. Los malos estimulándose con placeres y dinero transitorios. Los hijos vivientes del Señor DELEITÁNDOSE hasta su venida en Él (1 Tes 4.16-18)

Ante los pecados: Abogado tenemos
Ante la culpa: Verdad tenemos

Solo nos queda aceptar el deleite que Dios nos ofrece. En su voluntad esta no solo que cantemos con deleite, ni que hablemos con deleite, sino que vivamos en deleite. ¡Bendito sea su nombre!. Él quiere gobernar nuestro ser interior y sobreabundarnos de deleite de él.
Él sabe, que si nosotros podemos abrir nuestro corazón, infundirá amor, pasión, fe, fuego, y rebrotara el deleite.
La tiranía del hombre, su necio corazón, el cautiverio de aun no escaparse de los lazos del viejo hombre, impide su fluir, impide su manifestación soberana. Le limitan, le frenan. Pero él hace todo lo posible para acercarse al hombre y darse a conocer.

Sus promesas, no tardaran en cumplirse. Su visión vendrá, no tardara (Hab 2.3)

Oración:

Señor. Mi vida te ofrezco. Mi ser te rindo por entero. Sin reservas Señor. Hago un vaciamiento de mi yo, de mis planes , de mis ideas. Menguo y me humillo ante ti. Te pido perdón por mis tropiezos, por mis opiniones. ¡Te necesito!. Cada mañana quiero comenzar amándote. Que mi corazón sea un altar donde vos mores. Gracias, gracias, gracias. amen